Así empezó todo

Erste Vorführanlage von 1988 - Schrage's mobiler Rohrkettenförderer

Todo comenzó con una pregunta: ¿cuál es la mejor forma
de llevar el material a granel del punto A al punto B? Para
aquel entonces, a finales de los años setenta, el futuro
fundador de la empresa, Remmer Schrage, ya contaba con
mucha experiencia en otras técnicas de transporte, desde
el transportador helicoidal hasta el elevador de cangilones.
Pero los requisitos de los clientes iban en aumento: ¿no hay
una forma de hacerlo mejor? ¿Más flexible, hermético al polvo o con menor gasto de energía?
Así fue como Remmer Schrage, comenzó a experimentar con un tubo como carcasa y discos redondos que eran arrastrados por un cable o cadena. Y dado que la cadena resultó ser muy práctica, le dio nombre al sistema completo: transportador tubular por cadena. Las ventajas
eran tan grandes como la demanda, y el 31 de julio de 1987 Remmer Schrage finalmente
fundó la empresa Schrage Rohrkettensystem GmbH.


Se imprimieron los primeros folletos, se construyó un prototipo y se montó sobre un remolque,
para convencer a los interesados personalmente con una demostración del sistema
transportador. Para ello, Remmer Schrage se desplazó por todo el país desde Friedeburg, en
la región alemana de Frisia oriental, y con su instalación móvil de presentación logró primero
causar asombro, y luego, sobre todo, formalizar pedidos. Ya que el transportador tubular por cadena es adecuado para una asombrosa cantidad de sectores y, hoy por hoy, naturalmente, no
solo se encuentran en la región alemana de Frisia oriental, sino en todo el mundo. La instalación móvil de presentación (que, dicho sea de paso, aún se puede ver en Friedeburg) se convirtió en un centro técnico completo. Desde 1987 Schrage construyó miles de instalaciones y perfeccionó continuamente su sistema transportador tubular por cadena.
Hoy en día, la empresa es dirigida por los hijos Ralf y Frank Schrage, que siguen poniendo tanta
pasión como su padre en la empresa. Por ejemplo, cuando llegan muestras de material a granel
novedosas o inusuales que significan un nuevo desafío para los constructores de la empresa.

Por algo el lema en Schrage es:
«transportamos soluciones», y así será también en el futuro.